• Compartir

La Escuela de Tecnologías de la Información (ETI) de SENATI vuelve a ofrecer el programa de Vacaciones Tecnológicas. La última edición se desarrolló con éxito:  niños y adolescentes aprendieron, a través de doce módulos, acerca de robótica, Inteligencia Artificial y programación; capacidades clave para la cuarta revolución industrial. Según el CEO de Microsoft en Colombia, Satya Nadella, para el 2030 se calcula que a nivel mundial habrá un déficit superior a los cincuenta millones de profesionales con capacidades tecnológicas y digitales. Si las industrias quieren seguir evolucionando, deben encontrar profesionales que atiendan las nuevas necesidades del mercado.

En plena cuarta revolución industrial, donde la adopción de nuevas tecnologías está reconfigurando el empleo, es importante despertar la vocación tecnológica en los niños para dotarlos de competencias que serán obligatorias para todos los profesionales en un futuro cercano, más allá de que su práctica laboral esté o no ligada a ella. Pero no hay que confundir el acceso a la tecnología con la construcción de la misma, y así lo explica Daniel Quintana, coordinador nacional de la ETI: “Uno de nuestros módulos es Miniarquitecto con Minecraft y los niños, al inicio, lo toman solo como un juego; sin embargo, conforme avanzamos aprenden a diseñar y programar, adquieren destrezas en lógica y control espacial”.

Es decir, que los jóvenes pasen una gran cantidad de horas con el celular en la mano no los hace expertos en tecnología: tal vez posean mucha habilidad para configurar el dispositivo o descargar aplicaciones, pero esto no necesariamente será valioso para sus futuros empleos. Por ello, la ETI prepara un nuevo programa de Vacaciones Tecnológicas bajo una metodología propositiva que acera a los estudiantes a la Inteligencia Artificial (con Google AIY), robótica (con Lego), animación en 3D, programación y mucho más.

 La ventaja de adquirir capacidades tecnológicas va, de hecho, más allá del entorno laboral y es una de las apuestas más importantes de la ETI, pues la enseñanza de estas disciplinas fomentan pensamientos computacionales que responden a procesos de razonamiento estructurado, ordenado, así como creativo, analítico y de resolución de problemas.

Poseer este tipo de conocimiento es primordial para que como país, y continente, cambiemos la condición de consumidores que ostentamos actualmente por la de productores y creadores de nuevas tecnologías. A propósito de esto, Quintana destacó el aporte del programa Vacaciones Tecnológicas 2020 señalando que “la ETI busca estar en cada etapa del ciclo de vida de las personas. Hemos desarrollado productos para jóvenes, preprofesionales y profesionales, y ahora, con este programa, para niños. Pero no con la única intención de que estudien carreras ligadas a las tecnologías de la información, sino para prepararlos con competencias y habilidades que les permitan desempeñarse con excelencia en el escenario digital actual. El futuro demanda profesionales con estas características, sea la carrera que sea”. En resumidas cuentas, tener habilidad en el uso de la tecnología abre puertas y, más importante, conecta.

Enseñanza descentralizada

La ETI de SENATI lleva el programa Vacaciones Tecnológicas a 45 de sus sedes en el Perú, lo que ratifica su apuesta por la calidad y una educación descentralizada. Para el 2020 se ofrecerán diez cursos de última generación, entre los que destacan: Inteligencia Artificial con Google, Robótica con Lego, Miniarquitecto con Minecraft, Programación de Videojuegos y Diseño y Animación 3D, entre otros.
 

Noticias relacionadas